Meat the Truth (2009) /La verdad de la carne


El documental holandés Meat the Truth (2009) describe las problemáticas y perspectivas de una causa central del calentamiento global: la producción intensiva de ganado. El film, intenta llenar el vacío dejado por “Una verdad incómoda” al exponer, basado en las investigaciones realizadas por la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO), el World Watch Institute, el Instituto de Estudios Ambientales y la Universidad Libre de Amsterdam -entre otras organizaciones científicas-, esta polémica y desconocida fuente de contaminación.

La iniciativa, a cargo de la Fundación Nicolaas G. Pierson, se tomó en serio este trabajo y consultó importantes fuentes científicas en temas de calentamiento global y ganadería industrial. Producido por Claudie Everaert y Gertjan Zwanikken, presentado por Marianne Thieme, líder del Partido Animalista Holandés, es imprescindible como herramienta de difusión, para que al fin entendamos que el trato que damos a los animales en nuestra sociedad tiene que entrar definitivamente en las agendas personales, públicas, políticas, económicas y sociales a nivel mundial.

1. Los campos de cultivos de cereales y soja destinados a la alimentación de los animales, son la principal causa de deforestación en el mundo. El impacto ecológico que esto produce no es menor: hay que transportar el forraje y los granos muchas veces están en otro país. Eso, sin contar que después hay que trasladar el ganado al matadero.

2. Las vacas son responsables del 37% de todo el metano producido por la actividad humana, gas que es 23 más veces más perjudicial que el CO2 y que se origina en su mayor parte en el sistema digestivo de estos animales: eructando, una sola vaca puede producir hasta 700 litros de metano cada día.

3. El óxido nitroso, gas 296 veces más perjudicial que el CO2, procede directamente del estiércol de cada rumiante, cuando cerca del 80% de su dieta normal de hierba termina como desperdicio. Así, el sector ganadero se hace acreedor de nada menos que del 65% de esta emanación a nivel mundial.

4. La industrialización del sector a lo largo de los años les ha entregado una pésima calidad de vida a los animales. En la mayoría de los casos no hay una crianza, sino una explotación: vacas, cerdos y aves son criados en un espacio reducido, así hay mayor cantidad en menos terreno y al no poder moverse lo suficiente gastan poca energía y engordan más rápido.

5. Los animales son mutilados con el fin de impedir infecciones: para evitar que se muerdan se les corta el pico a las gallinas, con el mismo objetivo se le cortan los dientes a los cerdos e, incluso, las orejas y la cola, además de ser castrados sin anestesia cuando son apenas unos bebes. A las vacas, en tanto, las marcan con un hierro caliente y aquellas encargadas de suministrar leche las tienen conectadas prácticamente todo el día a succionadores artificiales.



CONVERSATION

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.