Hola WELCOME!
Solo te pido que desactives tu AdBlock (bloqueador de publicidad) , no veras pop-up ni otra pagina de publicidad molesta, solo veras dos banners al costado de cada post
MUCHAS GRACIAS!!

PD: Cualquier problema, duda, consulta, pedidos y otros, entra a la pagina de facebook y escribelo


2013/12/04

La crisis en la Democracia: Autoridad y Liderazgo.

 ¿Que interpreta usted de esta escena de Jesus frente a Pilato?
Interpretando la escena de la pelicula aquella famosa...

..Y jesus le dijo a Pilatos: "Ninguna autoridad tendrías sobre mí si no te hubiera sido dada de arriba... " claro, Jesus como lider se opone al poder de la autoridad del Cesar, porque Dios esta por sobre el Cesar, pero en Pilatos el poder de arriba es Cesar(Cesar y Dios: no es una tautologia). Jesus representante de Dios era un vil Barrabás(hijo de padre, ahora diriamos hijo de papito),un insurrecto, beligerante, un revolucionario, agitador de masas y conductor de movimientos sociales, perteneciente a la elite intelectual(quizas un burgues mas) o al otro extremo, al oprimido y sufrido hombre de pueblo, esclavo, proletario; de ahi lo beligerante, no me creo el pacifismo de Jesus, de manera indirecta al mismo tiempo que resucitaba, los mataba con proselitismo divino.El lider Jesus, obtenia su poder de cualidades personales o carisma, mediante persuacion y manipulacion mantenia a sus seguidores o discipulos.
En cambio Pilatos como representante del Cesar, ejercia la autoridad legitima que surge de la organizacion social y fundamentos institucionales.


La autocracia del Cesar pareciera un mito: Pilatos y Herodes actuan como un par de mediocres sheriffs, el primero pidiendo la ayuda del pueblo(como si fuera esta una democracia, una asamblea constituyente) y el otro ocupando la fuerza militar como un juguete(un pequeño dictador patetico).Volviendo a Jesus y Pilatos, despues de la famosa escena del lavado de manos(siguiendo con lo democracia Pilatosa), el Nazareno es condenado injustamente-dicen- .Jesus el lider, que politicamente no tenia ningun plan propio ni coherente para sus seguidores(en terminos de organizacion social), de hecho si hubieramos tenido que votar democraticamente entre el Cesar y Jesus, él hubiera perdido las elecciones dramaticamente, a lo sumo hubiera recibido 12 votos, quizas 11 descontando a Pedro, bueno quizas si tenia su electorado, su nicho era la gente muerta o en proceso de morir, con problemas cognitivos y discapacidades fisicas,etc (hubiera revivido gente para que votara por él).Entonces la gente-el pueblo- le hizo la cruz a Jesus, su liderazgo no convencio a la prole, a la cupula de poder, y como no si la dictadura del pueblo enfermo, orpimido y fanatico-religioso se venia con todo.El Cesar tampoco era muy digno, su autoridad era autoritarismo, no puede existir autoridad si no hay libertad individual, convengamos que para la epoca la libertad que existia era aceptable,tenia un orden y una jerarquia, un sistema que funcionaba en detrimento de otros pueblos menos afortunados, pero funcionaba. En el caso de Jesus,él solo debia esperar que lo siguieran o apoyaran con sus alucinaciones y todo ese cuento del hijo de Dios con fe ciega, me imagino a los pescadores y carpinteros que lo seguian: regalandolo todo, despreocupados de la produccion porque Jesus se los multiplicaba, yo voto por él!!.


Autoridad, poder y lideres.

Pienso que la autoridad no es obediencia permanente ni una relacion que surge espontaneamente o naturalmente del ejercicio de poder, la autoridad es artificial, una construccion psicologica que nos formamos y nos forman a partir de X factores y situaciones, la autoridad no es poder-natural que se aplica sobre otro por la fuerza, amenazas o miedos, la autoridad puede darse desde cualquiera de las cualidades del ser en cuanto su poder pueda influir en la voluntad de otros, diferente es la dominacion que solo espera que su mandato sea cumplido por el mero ejercicio de poder-por-la-fuerza.Asi podemos diferenciar las relaciones asimetricas y las reciprocas, dentro de las primeras esta la fuerza y la manipulación; dentro de las segundas la persuasión y la autoridad.A diferencia de la fuerza, la manipulación y la persuasión, la autoridad se vincula a la existencia de cierta legitimidad y de una estructura jerárquica que conlleva a ordenamientos institucionalizados.La violencia y la fuerza en esta autoridad ahora son legales, se aplican de forma legitima, asi la coercion nace cuando un sujeto vuelve a la ilegitimidad de imponer o someter su voluntad sobre otros, violenta a la autoridad por tanto esta tiene el derecho de devolverlo o devolver a la normalidad, reciproca.Cuando este poder legal se impone deja de ser autoridad, lo legitimo es apelar.

En la medida en que es legítima, toda autoridad se sustenta en las leyes. Así la autoridad se distingue del poder coercitivo y del liderazgo basado en la capacidad de influir y en la persuasión por la legitimidad. La relación de autoridad es una relación de órdenes y obediencia en la cual la autoridad tiene el derecho de mandar y los otros la obligación de obedecer.En la medida en que los deberes y obligaciones están claramente estatuidos, el comportamiento es previsible y la relación es continua, de allí que, en la relación de autoridad la importancia del contenido de la comunicación pueda ser secundario frente al significado prioritario del estatus que ocupa quien da la orden.

En este sentido la autoridad es un poder institucional y legítimo que se ejerce manteniendo cierta "distancia" entre los que mandan y los que obedecen. De allí que la posesión y ejercicio de la autoridad tiende a estar íntimamente asociada con un conjunto de rituales -pompa y ceremonia- y de elementos símbólicos -cetro, corona, etc. Sin embargo en algunos regímenes la noción de autoridad, en la práctica, se encuentra divorciada del verdadero centro del poder. La autoridad formal y la real deben consecuentemente diferenciarse. En no pocas ocasiones, las autoridades formales no toman las decisiones políticas sino que se limitan a participar en las ceremonias y rituales (es el caso de la monarquía británica y el de los presidentes de la ex Unión Soviética). Allí donde el control y la autoridad están en las mismas manos (poder efectivo y poder formal), el debilitamiento de uno conlleva al del otro.

La atribución de autoridad siempre tiene un contenido "subjetivo", porque involucra no solamente a las personas que mandan sino también a las que obedecen. La relación de autoridad implica la aceptación de la misma; su mantenimiento y continuidad dependen, en gran medida, del prestigio de las personas que ocupan los distintos cargos.Así, la autoridad legítima presupone un conjunto de reglas compartidas que prescriben la obediencia dentro de ciertos límites. Para ser legítimas estas normas deben ser comunes a un amplio número de personas y no limitarse a regir únicamente las relaciones que estrictamente se establecen entre los que mandan y los que obedecen.

"Hay una conexión conceptual íntima dentro de la noción de autoridad, por una parte, y la noción de que hay una forma correcta y otra incorrecta de hacer las cosas, por la otra. El que se somete a la autoridad -a diferencia del que se somete al mero poder coactivo- no está sujeto a una voluntad ajena. La aceptación de la autoridad es conceptualmente inseparable de la participación en las actividades gobernadas por reglas en función de las cuales la libertad adquiere sentido: ... sólo en el contexto de las actividades gobernadas por reglas tiene sentido hablar de la libertad de elección; librarse de todas la reglas no sería obtener la libertad perfecta, sino crear una situación donde la noción de la libertad ya no podría encontrar asidero..." Por lo tanto resulta contradictoria la afirmación de que para asegurarse la libertad de elección, es necesario renunciar a la autoridad. "las nociones de autoridad y de libertad están unidas en la misma concepción y en la persona del sujeto".

... la libertad verdadera acepta la autoridad de la misma forma que la autoridad verdadera reconoce la libertad. La libertad que no reconoce la autoridad es una libertad arbitraria licencia no libertas. Viceversa, la autoridad que no reconoce la libertad es autoritarismo ... la democracia necesita la autoridad y no es, sin embargo autoritaria. Cuando examinamos el autoritarismo desde la óptica de la libertad, se deduce claramente que el autoritarismo niega la autoridad (puesto que la autoridad define la libertad). "en una sociedad totalitaria, la verdadera autoridad se destruye del todo..." Del mismo modo puede decirse que cuanto más autoritario es un régimen, menos descansa en la autoridad...

Ahora podemos separar liderazgo de Autoridad, es comun ver como los asi llamados 'lideres politicos' se esfuerzan en personalizar el poder, se convierten en lideres, caras visibles de un poder que no siempre es eficaz, se pierde el respeto por la autoridad ya que dejan de ser autoridades para pasar a ser una especie de heroes, de gurus que solucionararn todos los problemas, ya no hay que obedecer hay que creer y tener fe en ellos,el término de liderazgo comúnmente se ha utilizado para referirse a los atributos personales en virtud de los cuales se ejerce el poder o la influencia.En cambio la autoridad surge en el proceso de organización social y tiene sus fundamentos en factores institucionales.

Gran parte de la bibliografía sobre liderazgo deriva de Aristóteles y Maquiavelo y está dominada por la imagen de las masas no pensantes y de un líder dotado de poder y voluntad.A diferencia de la autoridad que demanda o exige que se cumplan sus disposiciones con base en el fundamento legítimo y en el orden jerárquico, el líder sólo puede pedir o "esperar" que lo sigan y a su vez esto depende de sus cualidades personales y de la situación misma -lo que nos hace pensar en la clásica diferencia entre la virtud y la fortuna en el pensamiento de Maquiavelo.
Mientras la relación de autoridad es de subordinación jerárquica, la de liderazgo es de sumisión personalizada. Aquellos que ejercen la autoridad -especialmente en una gran asociación- muchas veces no tienen conciencia de la identidad de sus seguidores, quienes pueden perder de vista quién está en la cúspide. Por ejemplo, un ejército obedece al oficial de más alto rango sin siquiera conocerlo.

Sin embargo, la noción de liderazgo ha sufrido cambios importantes en su relación con la autoridad. Las nuevas corrientes intelectuales de los siglos XIX y XX y la influencia del positivismo en ciencias sociales modificaron drásticamente el significado de liderazgo político. Ante las nuevas perspectivas de la psicología, el "héroe" tradicional desaparece y el "liderazgo" ya no se explica tanto en función de una serie de rasgos y atributos fijos sino que se concibe como resultado de la interacción social, del lugar de la actividad humana dentro de una determinada estructura, del "papel" que juegan algunos individuos y de las esperanzas mutuas de líderes y seguidores. Se plantea entonces el problema de cómo trasladar los estudios sobre liderazgo en pequeñas comunidades al análisis del mismo en las grandes asociaciones políticas, donde "la prensa constituye un elemento fuerte para la conquista, la preservación y la consolidación del poder por parte de los líderes".

La preocupación por el análisis del liderazgo se extiende a las situaciones de estabilidad social que, como tales, no son esencialmente conflictivas y en donde los políticos están limitados por la propia rutina y por las directrices gubernamentales. Sin embargo, las acciones de los líderes siguen siendo importantes para estudiar las posibilidades del cambio social. En las sociedades plurales, el liderazgo se ejerce en el marco de "conflictos multilaterales y limitados" dentro de un sistema de estratificación social que ya no corresponde al modelo dualista, un tanto simplista, de la élite y la masa. En este contexto, las acciones de los líderes son interdependientes con las de una multiplicidad de individuos, lo que da lugar a un nuevo tipo de liderazgo "pluralista" y de carácter "ejecutivo". A diferencia de lo que ocurre en los pequeños grupos, en el marco institucional ampliado el dirigente tiene que mantener el equilibrio mediante fórmulas de compromiso con sus seguidores más cercanos, con los integrantes de otros partidos y asociaciones políticas, y con los diversos grupos de funcionarios y el público en general.

En el Estado moderno, el líder y sus partidarios ya no se influyen recíprocamente de forma directa sino que se relacionan indirectamente a través de una serie de personas que desempeñan diferentes cargos en el sistema político. Así entendido el liderazgo ejecutivo moderno se concibe como un proceso organizativo en el cual, aunque el líder pueda seguir siendo un individuo, en realidad su liderazgo es el producto colectivo de una actividad organizativa que se distingue genéricamente de las relaciones entre gobernantes y gobernados en las asociaciones de pequeña escala.

El líder ejecutivo tiene así un carácter "colectivo" por el cual -a semejanza de lo que ha ocurrido tradicionalmente cuando se habla de autoridad- el propio cargo no depende exclusivamente de quien lo ocupa. El legado histórico y las expectativas, en cierta medida permiten predecir la conducta del ejecutivo, y la institucionalidad garantiza la continuidad de forma que, en caso de muerte repentina, el cargo funciona en ausencia del titular.


Fuente:  http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras34/textos2/sec_2.html

lo mas reciente