Hola WELCOME!
Solo te pido que desactives tu AdBlock (bloqueador de publicidad) , no veras pop-up ni otra pagina de publicidad molesta, solo veras dos banners al costado de cada post
MUCHAS GRACIAS!!

PD: Cualquier problema, duda, consulta, pedidos y otros, entra a la pagina de facebook y escribelo


2013/09/01

La Copa (The Cup 1999) Jugar el partido y derrotar al enemigo...

¿Podemos cubrir la tierra con piel, 
para que sea suave donde quiera que vayamos?
-No-
-¿Entonces que podemos hacer?-
-¿Cubrir nuestros piés con piel?-

Si, cubrir nuestros piés con piel
es lo mismo que cubrir la tierra con pieles,
del mismo modo
los enemigos son ilimitados, como el espacio
todos los enemigos
posiblemente no pueden ser vencidos,
sin embargo, si uno pudiera,
solamente superar el odio,
esto equivaldría a vencer a todos los enemigos
y a todo lo que es desagradable
en este mundo,
Todo el miedo y sufrimiento que existe
se pega al que lo ha creado,
¿Qué voy a hacer con este gran demonio?
Para librarme de cualquier agresión suya,
y liberar a los demás de su sufrimiento,
me entrego totalmente,
y amaré a los demás como a mi mismo.
Si un problema puede ser resuelto,
¿Por qué ser infeliz?
y si no puede ser resuelto...
que sentido tiene el ser infeliz? 


+La copa (The Cup 1999)


Película dirigida por Khyentse Norbu, con Orgyen Tobgyal, Neten Chokling, Jamyang Lodro.
(Fuente:http://www.webislam.com/videos/58655-la_copa.html)

La Copa es una película inserta en mares de exotismo. No sólo por esos paisajes paradisíacos de la India donde se encuentra el templo tibetano exiliado que es casi el único escenario del film. Más bien, las razones que la asocian con lo lejano, raro y místico están relacionadas con quienes forman parte de la realización. El director, Khyentse Norbu, es un monje y lama budista que fue oficialmente reconocido como la reencarnación de un santo tibetano del siglo XIX; los protagonistas son monjes verdaderos, tan reales como la historia en la que se basa la película.

Cabría preguntarse qué fue lo que impulsó a monje Norbu a engendrar La copa. Qué necesidades tenía cuando decidió escribir y filmar un episodio simple de la vida en el templo. Por qué aceptó ciertos condicionamientos (como él mismo reconoció, sin ofrecer detalles) con el fin de que la película tuviera distribución internacional. Está claro que la historia que se cuenta es una excusa. Un punto de partida para hacer referencia a cuestiones esencialmente políticas y sociales. Y es probablemente por eso que La copa es una historia dispersa y, al mismo tiempo, muy obvia. Tanto que, a pesar de que dura 93 minutos, cuando termina uno siente que pasó la mitad del día compartiendo las actividades de esos sacerdotes budistas.

La historia en la superficie es la de un niño monje solitario, fanático del fútbol, y despojado de cualquier otro afecto, pasión o posesión. Pero la misma dispersión de la película nos mantiene bien lejos del proceso interno del protagonista. Es que el director prefiere detenerse en personajes pintorescos y revelar otras cuestiones tanto de la realidad tibetana (la persecución y la opresión) como de la hindú (la pobreza y la limpieza). La descripción de la vida cotidiana en el templo es sencilla, carente de solemnidades y, por consiguiente, sincera. En esto se adivina otra de las intenciones de Norbu: desmitificar la forma en que el cine describió históricamente la cultura de los adeptos de Buda (Siete años en el Tíbet, El pequeño Buda, Kundum).

Una última observación. Tíbet está oprimido por China, potencia a la que el cine yanqui endosó buena parte del terror que antes asociaba con la Unión Soviética. La mayoría de las películas exportables sobre el budismo llevan esta especie de razón de Estado hollywoodiana marcada en el orillo. La copa no. Sólo parece un desesperado pedido de liberación, sin segundas intenciones.

lo mas reciente